5 errores que pueden salir muy caros a un autónomo

Cada vez es más común ver que mucha gente decide montar su tienda online bien para obtener unos ingresos extra o bien para ser su fuente de ingresos personal. El problema es que existe mucho desconocimiento y hacer las cosas mal puede suponer sanciones económicas y problemas fiscales.

1 – Realizar un alta incorrecta en Hacienda o en la Seguridad Social

Errores al darte de alta en la Seguridad Social

Muchos desconocen la obligatoriedad de realizar el trámite de alta en la Seguridad Social. Debe hacerse en los 60 días anteriores al comienzo de la actividad. El alta en seguridad social debe ser anterior a la de Hacienda o simultánea, es decir el mismo días ambas altas.

Con frecuencia, el emprendedor olvida tramitar el alta en este organismo. Es un error grave que trae consecuencias y puede hacer perder mucho dinero al nuevo autónomo.

Primero porque si te equivocas tendrás que pagar las cuotas que correspondan desde la fecha de alta en Hacienda, con un recargo del 20% (y de hasta el 35% si no pagas en el plazo marcado); y segundo porque perderás el derecho a solicitar algunas ayudas y bonificaciones (como la tarifa plana). Además, las sanciones a las que tendrá que hacer frente el autónomo oscilan entre los 300 y los 3000 euros aproximadamente.

No darse de alta en la Seguridad Social

Darse de alta en Hacienda con el modelo 036 o 037 no es suficiente. Además, es necesario que también lo hagas en la Seguridad Social, a través del RETA o Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos.

Realizar solo el primer trámite tiene importantes consecuencias negativas: por un lado, te pueden cobrar las cuotas atrasadas con un recargo del 20% desde que empiezas a trabajar dado de alta en Hacienda hasta que formalizas tu inscripción en la Seguridad Social; y, por otro, puedes perder el derecho a la tarifa plana de autónomos.

Errores en alta con Hacienda

Olvidar u omitir el alta en Hacienda es otro error común que puede salirte muy caro. Debes hacerlo tal y como marca la legislación vigente.

Lo correcto es realizar el alta en la Seguridad Social y posteriormente hacer lo propio en Hacienda (en un plazo no superior a 60 días). Ambos trámites pueden realizarse mediante el Documento Único Electrónico (DUE).  El alta en seguridad social debe ser anterior a la de Hacienda o simultánea, es decir el mismo días ambas altas.

El alta en Hacienda debe realizarse con anterioridad al inicio de la actividad.

Elegir el epígrafe incorrecto es otro error habitual. El nuevo autónomo debe seleccionar los epígrafes que identifiquen fielmente el tipo de negocio que llevará a cabo. Los necesarios, ni más ni menos.

2 – Olvidar las ayudas y bonificaciones

No hay vuelta atrás. No es posible solicitar ayudas o acceder a bonificaciones con carácter retroactivo, por tanto si quieres aprovechar los beneficios de ser nuevo autónomo (como la tarifa plana) tendrás que realizar los trámites como marca la ley, en el momento del alta. 

Además, es importante realizar un estudio previo para comprobar las ayudas y bonificaciones que te conviene solicitar y las que no. Porque unas suelen ser excluyentes de otras y porque cada perfil de nuevo autónomo es diferente.

3 – Intentar deducir material de trabajo antes de darte de alta

Material de oficina, gastos de manutención y determinados suministros del hogar son algunos bienes que te puedes deducir como autónomo. 

Sin embargo, estas deducciones las podrás solicitar una vez que te hayas dado de alta. Si intentas ganar tiempo o aprovechar una oferta y aún no la has tramitado, no tendrás derecho a una deducción de impuestos.

4 – Declarar el IVA fuera de plazo

Como en otros trámites administrativos, la declaración del IVA también está sujeta a unos plazos que hay que cumplir.

Lo común es declararlo de forma trimestral, antes del 20 del mes siguiente a que finalice el trimestre (en el caso de la anual, hasta el día 30 de enero). 

La presentación a destiempo puede suponer un recargo por parte de Hacienda, de hasta el 20% más los intereses de demora si pasa más de un año de la fecha, informa la publicación Pymes y Autónomos.

5 – Equivocaciones en las facturas

Una numeración equivocada, elegir el tipo de IVA incorrecto, confundir la fecha o el importe u olvidarse de actualizar un dato son algunos errores fáciles de cometer cuando se emite una factura, especialmente si son las primeras que realizas.

En este caso, no hay que preocuparse demasiado, pero sí actuar con rapidez: se debe emitir una factura rectificativa, es decir, una nueva en la que se resuelve el error (o una omisión) y que sustituye a la factura que está corrigiendo.

ctameas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.