Estoy pensando darme de alta de autónomo, ¿que me va a costar?

Esta es la primera pregunta que se nos viene a todos a la cabeza cuando queremos empezar un proyecto profesional personal. Existen muchas dudas, leyendas, y falta de información. Entonces, ¿cuánto cuesta ser autónomo? Te lo explicamos todo:

Alta de autónomo

Lo primero que necesitas es darte de alta de autónomo. Esto significa que tienes que darte de alta como trabajador autónomo en Seguridad Social y en Hacienda. Es un proceso no demasiado complejo que puede realizar uno personalmente y de forma gratuita. Es importante que hagas el alta en el epígrafe que te corresponde.

Si quieres que te demos de Alta Gratis* en Me Asesoran lo hacemos por ti

Debes tener en cuenta que desde el momento que te das de alta de autónomo asumes una serie de obligaciones tanto con Seguridad Social como con Hacienda. Y aquí es donde vienen los costes. Además de no cumplir con tus obligaciones puede incurrir en graves sanciones económicas. 

Cuota de autónomo mensual

Desde el momento que te das de alta de autónomo tienes la obligación de pagar una cuota al final de cada mes. Ni más ni menos que 286,15 € es el importe que debes pagar por ser autónomo, incluso si no has empezado a facturar, tener ingresos o posibles beneficios.

Por suerte, a día de hoy existen medidas para ayudar a los que empiezan de 0 su actividad laborar como autónomo y es posible que en los próximos años sigan apareciendo nuevas medidas.

Nos referimos a la tarifa plana que puedes solicitar si es la primera vez que te das de alta de autónomo, lo que te permite pagar 50€ aprox. durante el primer año, 130€ aprox. durante los 6 meses siguientes y 190€ aprox. durante los 6 meses siguientes. Es decir los dos primeros años pagará una cuota más reducida de lo normal, pero una vez cumplidos pasará a pagar la cuota normal.

Impuestos que debes pagar como Autónomo

Estos gastos van a depender de tu facturación y los gastos que tu actividad profesional implique. Nos referimos al pago del IVA y el IRPF.

IVA:

El IVA es un impuesto que puede crear falsas expectativas y ocasionar más de un problema. La venta de productos y servicios implica el pago del IVA que debe ir incluido en el precio. El más común es el 21% pero no siempre es así, como en la comida (10%) u otros productos o servicios.

Cuando tu compras algo estas pagando un IVA, y de la misma manera cuando tu vendes o realizas un servicio debes cobrarlo a tu clientes. ¿Por qué decimos que crea falsas expectativas y ocasiona problemas? Debes tener en cuenta que cada 3 meses se realiza la declaración del IVA, que no es más que devolver la diferencia entre lo que te han pagado y lo que has cobrado de IVA.

IVA a pagar = IVA devengado (cobrado) – IVA soportado (pagado)

El problema llega cuando pensamos que la parte del IVA forma parte de nuestros ingresos y lo gastamos, y cuando llega el momento de declarar el IVA no dispones de ese dinero y tienes un grave problema de caja. Un ejemplo:

Vendes un Cuadro por 12,10€ ( 10€ + 2,1 de IVA) – Tus ingresos reales son 10€ no 12,21€ ya que ese 2,1€ de IVA debes pagarlo en la declaración e IVA al final del trimestre. Si te lo gastas, cuando llegue el momento del pago no dispondrás de ese dinero. Por eso puede hacerte creer que ganas más de lo que realmente ganas.

IRPF:

También es posible tener que presentar un modelo trimestral. Éste será presentado por aquellos autónomos que desarrollen una actividad empresarial y por aquellos profesionales que menos del 70% de su facturación tenga retención.

Las retenciones más comunes son:

  • Autónomo profesional con menos de 3 años de antigüedad: 7%.
  • Autónomo profesional con más de 3 años de antigüedad: 15%.

Debes tener en cuenta que para el cálculo del IRPF no debes tener el cuenta el IVA de ingresos y los gastos, solamente la base imponible.

En principio esos son los gastos que implica darte de alta de autónomo, pero debes tener en cuenta que si vas a realizar una actividad por tu cuenta lo más seguro es que para arrancar necesites realizar algunos otros gastos.

Otros gastos habituales del autónomo

  • Asesoría/gestoría: como ya hemos mencionado anteriormente, la mayoría de los ciudadanos no saben gestionar estos impuestos correctamente y cometer fallos puede implicar multas muy elevadas. Por eso lo mejor es contar con una asesoría/gestoria que se encargue de tus obligaciones fiscales. Si quieres que te demos de Alta Gratis* en Me Asesoran lo hacemos por ti
  • Oficina: es posible que necesites un espacio de trabajo, ya sea un coworking o una oficina propia.
  • Vehículo: muchos autónomos necesitan un vehículo para desempeñar su actividad como pueden ser los repartidores, comerciales o simplemente para acudir a la oficina.
  • Teléfono e Internet: Casi seguro que necesitas uno o varios puntos de contacto como es un teléfono móvil, correo electrónico o página web.

Como has podido ver todos esos gastos relacionados con tu actividad profesional son deducibles en IVA e IRPF por lo que es importante que pidas siempre la factura. 

ctameas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.